FANDOM


Lancer Falso (偽ランサー, Nise Ransā?) es el servant «falso» de clase lancer invocado por la quimera en la Verdadera y Falsa Guerras del Santo Grial de Fate/strange fake. Lancer es uno de los servants capaces de ser invocados por Ritsuka Fujimaru en las Grand Orders de Fate/Grand Order.

PerfilEditar

IdentidadEditar

El nombre verdadero de Lancer es Enkidu (エルキドゥ, Erukidu?), el único amigo de Gilgamesh. Nacido de un terrón de tierra, Enkidu tenía la forma de una arcilla forjada por las manos de las deidades. Su padre fue el rey de los dioses, Anu, y su madre, la diosa de la creación, Aruru. No era ni hombre ni mujer, sino simplemente un monstruo hecho de barro que descendió sobre la tierra y despertó en el desierto. Este abrió sus párpados en respuesta a una voz que lo llamaba desde lejos, observando las extensiones de tierra y cielo, y la imponente ciudad a la distancia. La voz era desconocida para Enkidu, pero no era ni la mano materna ni la reprensión paterna.

Aunque a Enkidu le fue otorgado un poder excepcional, sus padres no pudieron darle un alma. Carecía de intelecto después de despertar, por lo que durante años su existencia consistió en correr por el desierto con los animales. Aunque Enkidu tenía un propósito, la tarea de ser las cadenas que devolverían nuevamente a la piedra angular, Gilgamesh, bajo el control de los dioses; sin un alma solo podía vivir como un animal salvaje. Al carecer de la voluntad de un humano, la felicidad de Enkidu provenía de ser libre en la naturaleza, ni perfecto ni defectuoso. Aún así, este seguía deteniéndose a mirar la ciudad de vez en cuando, escuchando la voz que no era la llamada de su padre ni la de su madre desde más allá de la naturaleza.

Anu presentó ante Enkidu a una mujer, la cortesana divina, después de desesperarse por su falta de raciocinio. La masa asexual de barro sucumbió por la belleza de la mujer, que trascendía el límite entre masculinidad y feminidad, y pasaron seis días y siete noches juntos. La marioneta de barro, ignorante de la humanidad, permitió lentamente que su forma se aproximara a la de un humano, la cual parecía convertirse en la de la hermosa cortesana que compartía su comida y cama con él, como si intentara asumir su belleza. Enkidu hizo suya su belleza paradójica, perdiendo gran parte de su fuerza y divinidad, pero aún conservando niveles muy por encima de los de un ser humano a cambio de sabiduría y razón. Nunca se había mirado al espejo, por lo que la forma humanoide se convirtió en una buena guía para que Enkidu aprendiera sobre sí mismo. Este adquirió conocimiento y pensamiento racional, así como todas las verdades sobre el cielo y la tierra. Lleno del alma necesaria para cumplir su propósito, Enkidu pronunció su nombre por primera vez y el mundo se convirtió en algo extremadamente simple en ese instante.

  • Forma original de Enkidu.
  • Enkidu toma la forma de Shamhat.
Finalmente, reconociendo su papel en el mundo, que era imponer la ira y el juicio divino de los dioses sobre un compañero marioneta, Enkidu decidió buscar al arrogante de Gilgamesh. No obstante, el Gilgamesh que encontró era todavía un niño, por lo que tuvo que esperar hasta que llegara a la edad adulta para pelear y reprenderlo como a su igual. Enkidu observó la ciudad mientras esperaba, escuchando la voz familiar desde el interior. Mientras veía crecer a Gilgamesh día con día, Enkidu descubrió que la naturaleza justa del rey lo confundía y le hacía cuestionar el juicio de los dioses. Sin embargo, y aunque entendió la razón detrás de ello, Enkidu se dio cuenta de que los dioses tenían razón a medida que Gilgamesh crecía y se convertía en un tirano.

Entendiendo que la arrogancia de Gilgamesh surgió de su soledad, Enkidu trató de reprenderlo, pero no declaró la verdadera razón para evitar herir su orgullo. Este se encontró con Gilgamesh frente al templo de Uruk, y ambos se enfrentaron en una feroz batalla que duró varios días. Gilgamesh se enojó porque un «terrón de barro» era igual a él, y se sintió humillado por tener que usar sus tesoros. Sin embargo, pronto llegó a disfrutar de la batalla y sacó sus armas sin arrepentirse. Después de una lucha feroz que los dejó a ambos agotados, cada guerrero se derrumbó en el suelo sin tener en cuenta la ubicación. Gilgamesh lo hizo riendo, notando que no podía haber un ganador sin tener dos cadáveres, y Enkidu se cayó imitándolo, como un espejo.

Elogiando el valor de cada uno, se convirtieron en amigos sin igual que continuaron teniendo muchas aventuras. Uno de los pocos logros de Enkidu en esa época fue hacer que Gilgamesh usara sus tesoros en el combate. Ambos combinaron su fuerza para derrotar al guardián del bosque y la bestia de los dioses, Humbaba, por la razón de proteger a Uruk en lugar de tener que ver con las deidades. Enkidu comentó que la gente estaba sufriendo bajo ellos, por lo que cuestionaron el punto de tal acción. Finalmente, este llegó a comprender el camino de Gilgamesh, que como rey observaría el futuro de la humanidad desde su solidaridad.

Enkidu intentó declarar que eran una herramienta para el uso de Gilgamesh, afirmando que estarían a su lado hasta el fin del mundo. Gilgamesh, en cambio, lo llamó tonto y le dijo que los que viven, hablan y luchan juntos no son personas ni herramientas, sino lo que se llama un amigo. La obtención de esa palabra era preciosa para Enkidu, y fue en ese momento que adquirió un «yo» en el verdadero sentido de la palabra. Tiempo después, Ishtar le propuso matrimonio a Gilgamesh, pero él la rechazó. Enojada por sus insultos, ella le rogó a Anu que liberara a Toro del Cielo para castigarlos.

Tras haber trabajado juntos para destruirlo, Ishtar pidió que los mataran por haber asesinado a una bestia de los dioses. Su petición fue concedida, y Enkidu, creado por ellos, fue incapaz de desafiar el decreto. Con el tiempo, este se debilitó lentamente y volvió a ser arcilla mientras Gilgamesh se aferraba con desesperación a la masa que se desmoronaba en sus brazos. Este se enojó, exclamando que debería haber sido castigado en su lugar, pero Enkidu reiteró que era solo una de las numerosas armas en la colección del rey. No habría necesidad de llorar, porque encontraría innumerables tesoros mayores, por lo que no quedaría nada en Enkidu para merecer las lágrimas del rey.

Enkidu creía que Gilgamesh era un héroe que tenía alma y libre albedrío desde el principio, que tenía una vida y valor verdaderos a diferencia de su propio yo prescindible. Siempre anhelaba eso y odiaba ser tan diferentes a pesar de haber sido creados por el mismo padre. Gilgamesh exclamó que Enkidu valía la pena, declarando: «En todo este mundo, solo uno será mi amigo. Por lo tanto, por la eternidad su valor jamás cambiará». A medida que la lluvia disminuía, Enkidu regresó a su estado original, nada más que un terrón de tierra en el desierto, dejando atrás solamente el atronador grito del rey. El resto de la vida de Gilgamesh mostró la gran sombra proyectada sobre él por haber perdido a la única persona que lo entendió.

AparienciaEditar

La apariencia de Enkidu es algo modelado a partir de dicha cortesana sagrada como una forma de respeto. Lancer puede tomar una gran variedad de formas, pero su forma habitual es la de una persona andrógina de dieciséis años con un cabello largo y hermoso que brilla en un color verde claro. Fue convocado solo con una túnica lisa, por lo que parece muy poco llamativo en comparación con los que normalmente se llaman espíritus heroicos. Enkidu no es invocado con ningún artículo, y su vestimenta no parece ser valiosa en modo alguno. Si bien los héroes no están determinados por su riqueza, ser convocado con las manos completamente vacías es anormal.

Es difícil saber si Enkidu es un hombre o una mujer a primera vista. Su rostro conserva rasgos vagamente infantiles que se pueden interpretar como de cualquier género. Su piel lustrosa y sus suaves rasgos recuerdan a una mujer, pero su túnica suelta oculta su sexo al esconder su físico, haciendo imposible ver su pecho y caderas, y haciendo difícil discernir si es realmente humano. Tiene extremidades firmes y tensas con manos y pies ásperos como los de un hombre, y su cuerpo parece un resorte enrollado listo para lanzarse hacia adelante.

Con una voz andrógina y neutral, el rostro de Enkidu puede llamarse hermoso y elegante a pesar de su género, pero al mismo tiempo desprende una atmósfera extraña e incómoda. Si bien su rostro parece humano, también desencaja al ser «demasiado perfecto», y aunque el sentimiento no se puede expresar con palabras y no es evidente a simple vista, la forma de Enkidu evoca en el observador la sensación similar a la de un maniquí o marioneta construidos por los hechiceros. Su naturaleza se hace menos evidente a medida que se ve, pero su belleza como un ser de perfecta armonía es innegable. Es un ser paradójico que posee la impureza característica de la humanidad y la inmaculada perfección inherente a la naturaleza. Desafiando la clasificación de hombre o mujer, humano o bestia, dios o demonio: su cuerpo es como las ramas aterciopeladas que envuelven la estatua de Venus.

En el arte del Día de los Inocentes de Riyo, se lo muestra sin camisa ni nada que oculte su pecho.


PersonalidadEditar

Lancer parece apreciar mucho la naturaleza y, a menudo, la parece un alivio que el mundo siga siendo hermoso incluso después de haber sido cubierto por ciudades como Uruk. Él está feliz de sentarse mientras su master está descansando y simplemente se permite disfrutar del magnífico paisaje natural y la «canción del río». Este disfrutaba de correr en la naturaleza durante sus días como una bestia, con solo la voz de Gilgamesh llamándolo hacia la ciudad-estado.

Incluso cuando trata con la persona que lastimó a su master, Enkidu habla serenamente de manera educada y sin ninguna provocación. Sigue los deseos de su master con suma exactitud sin problema alguno, dejando al hechicero a sus propia suerte. Durante la burla final del hechicero que llama a su master un mestizo, Lancer simplemente gira la cabeza y lo mira con ojos saturados de «rechazo». Este disuelve instantáneamente la malicia en sus ojos ante la partida del hechicero, y vuelven a enfocarse en su master.

Al igual que Gilgamesh, Lancer aprecia bastante su amistad. Este sostenía que era un arma cuando estaba con vida, y que su destino sería ser suplantado por la siguiente. Cualquier valor o misterio se limitaría solo a su edad, pero Gilgamesh cambió esos pensamientos. El rey aceptó la pena de un destino de soledad a partir de entonces, pero le concedió a Enkidu un alma con sus palabras. Enkidu cree haber pecado al conocer a Gilgamesh, cuya mayor sinceridad fue mantenerse al margen sin reconocer a los fuertes o a los débiles, pero al final, terminó dejando una huella duradera en la integridad del rey.

Enkidu está extremadamente sorprendido al saber que Gilgamesh ha sido convocado, e inicialmente ni siquiera puede creer en tal cambio de suerte. Después de abrir los ojos con calma, levantarse lentamente y tener un breve momento de silencio, un sentimiento de confusión, frustración y, finalmente, una alegría abrumadora; se apoderaron de su pecho. Enkidu cree que es el destino luchar juntos una vez más en la Guerra del Santo Grial, y confía en que el tapiz tejido entre él y su rey no se romperá solo por una pelea o dos. Incluso después de mil peleas juntos, su vínculo seguiría siendo tan fuerte como siempre.

«Si me dices que pelee, pelearé. Después de todo, no es que me disguste pelear.»
―Lancer.

Introvertido, activo y seguro de sí mismo. Por lo general, Enkidu simplemente merodea como una hermosa flor; pero, una vez que se pone en movimiento, se convierte en un monstruo activo aterrador que no espera, no tiene piedad y no muestra control alguno.

Como es una forma de vida nacida de la Tierra, Enkidu también encuentra a los humanos «interesantes». Pero, debido a que los humanos se consideran a sí mismos como seres separados gracias a su inteligencia, este los clasifica como objetivos de su protección. Enkidu siente que las bestias y las plantas son existencias más cercanas a sí mismo y la mayoría de las veces actuará para protegerlos en lugar de a los humanos.

Dicho esto, dado que tiene una gran curiosidad — ansia intelectual —, Enkidu considera que las conversaciones con los humanos son un placer. Si dicho humano tiene una personalidad atractiva — un totalitario lleno de una mentalidad filantrópica, pero aún alguien que se piensa en sí mismo por encima de todo —, Enkidu demostrará respeto y admiración desde el fondo de su corazón, sintiendo alegría al apoyarlo como un amigo.

RelacionesEditar

Gilgamesh

— Expresa una pequeña sonrisa gentil mientras escucha sus palabras — .

Ishtar

— Busca cosas para lanzarle —.

Ereshkigal

— Muestra una pequeña expresión de sorpresa al verla, pero regresa inmediatamente a su usual serenidad —.

Frankenstein/Brynhildr/Kato Danzo/Nezha

— No hay reacción. No muestra un comportamiento empático o similar en particular —.

RolEditar

Fate/strange fakeEditar

  • Lancer expresa su alegría por poder enfrentarse a Gilgamesh una vez más.
  • Lancer Falso y su master.
  • Lancer vs Archer.
  • Lancer confronta a Saber.
Lancer es invocado por un lobo destinado originalmente a actuar como catalizador para otro hechicero. Antes de que el hechicero pueda matar a la criatura y recuperar los hechizos de comando, el instinto más básico del lobo, la voluntad de sobrevivir; hace que salga un bramido que actúa como encantamiento y ritual de invocación para Lancer. Si bien el hechicero está confundido e intimidado por la apariencia del servant, no puede negar su presencia como la de un espíritu heroico. Lancer atiende rápidamente a su master, hablándole en un «lenguaje animal» para cerrar su contrato, y se prepara para llevarlo a curar sus heridas.

El hechicero, indignado por la farsa de que una quimera se haya convertido en master, intenta disparar sobre el lobo con rabia. Lancer le dice que baje su arma porque su master no le quiere hacer daño, y aunque este puede decir lo que pasó con solo ver las heridas de su master, desea dejar en claro que la criatura no tiene ninguna malicia contra el hechicero. El hombre hace una súplica final para trabajar juntos y conseguir el Santo Grial en lugar de con ese «mestizo», a lo que Lancer le responde con una mirada saturada en una aplastante sensación de «rechazo», haciéndolo huir con un chillido.

Al aplicar un tratamiento mínimo sobre las heridas de su master en un pequeño río a diez kilómetros de distancia, Lancer realiza un estudio de la zona. Sin embargo, este dirige inmediatamente la vista hacia el noroeste al detectar una presencia familiar: un espíritu heroico con armadura dorada que sale de una cueva cubierta por una barrera de hechiceros. Al igual que fueron reunidos en el pasado, parece que el destino está a punto de ser modificado una vez más. Con la certeza de que la presencia en el norte es su rey, Lancer sonríe, abriendo silenciosamente sus brazos como para mostrar su corazón al mundo, y luego proclama: «Continuemos el duelo en esa plaza una vez más ... Revivamos esa alegría». Este entonces comienza a entonar una canción que sacude la tierra, lo que actúa como la señal de que la guerra ha comenzado.

Lancer se encuentra con Archer Falso, cuya identidad es Gilgamesh, en el desierto. Antes de decir una palabra, Archer usa Ea para lanzar su Enuma Elish sobre Lancer, a lo que Lancer utiliza su propia versión de Enuma Elish para contrarrestar el poderoso ataque. Después de su enfrentamiento, Archer y Lancer hablan un poco, ambos felices de verse nuevamente. Es entonces que Archer activa su Gate of Babylon lanzando múltiples noble phantasms para atacarlo, mientras que Lancer crea sus propias armas de la tierra como contraataque. A medida que continúan chocando, Lancer siente una presencia similar a una maldición de muerte acercándose, la cual es especialmente peligrosa para él, y decide retirarse, con él y Archer prometiendo encontrarse de nuevo. Estos chocan entre sí una vez más antes de partir, creando un gran cráter en el acto.

Mientras se hospeda en el bosque, Lancer transforma todo el lugar en una especie de barrera que mantiene a los invasores fuera. Durante la batalla de Archer Falso contra Archer y Rider Verdaderos, Lancer percibe ambas presencias, notando que son bastante fuertes. Saber y su master, Ayaka Sajyou, llegan al bosque gracias a que Saber recibió las instrucciones de su «amigo». Saber le pide a Lancer que haga una alianza con él, ya que había decidido hacer una alianza con el primer servant que encontrara. Lancer, aunque rechaza la oferta, dice que su amigo, Archer Falso, probablemente no aceptaría a Saber como su amigo y le exigiría una prueba de su fortaleza. En ese momento, Lancer acepta darle a Saber la oportunidad de demostrar su fuerza, aceptando la alianza si es lo suficientemente fuerte. Saber está de acuerdo con el desafío, y aunque ni siquiera es capaz de tocar a Lancer, logra evitar todas las cuchillas lanzadas hacia él usando su gran velocidad. Al ver que no podrá arreglárselas con solo usar sus manos, Saber toma la rama de un árbol y la usa para lanzar su noble phantasm, Excalibur hacia Lancer; el cual Lancer logra bloquear convirtiendo su mano en una cuchilla. A pesar de que la batalla llega a un empate, Lancer todavía está impresionado por la fuerza de Saber, y acepta hacer una alianza con él. Acto seguido, y una vez terminado el combate, Lancer llama a Assassin Falso, quien había estado observando su batalla desde las sombras y decide también unirse a la alianza.

Más tarde, el lobo tiene un sueño sobre la creación de Lancer, quien lo conforta mientras piensa sobre su pasado.

Fate/ZeroEditar

  • Gilgamesh y Enkidu en la adaptación del manga.
  • Momentos finales de Enkidu.
«¿Quién te entenderá después de que yo muera? ¿Quién más marchará a tu lado? Amigo mío... cuando pienso que vivirás solo de aquí en adelante, no puedo dejar de llorar...»
―Últimas palabras de Enkidu a Gilgamesh.

Después de que Saber destruye a Caster, Gilgamesh recuerda la muerte de Enkidu al presenciar la luz de Excalibur. Enkidu es descrito como un tonto y ridículo, habiendo puesto su corazón al lado de los dioses incluso con un cuerpo de barro y tierra. Gracias a su irrespetuosa arrogancia que ofendió a los dioses, Enkidu sufrió el castigo divino y perdió la vida. Gilgamesh no podía olvidar la muerte y las lágrimas que corrían por el rostro de su amigo. Si bien asumió que la marioneta se había arrepentido de haber estado a su lado; las lágrimas de Enkidu fueron para él y lo solo que estaría el rey después de su muerte. Gilgamesh se da cuenta de que este títere, que era humano pero que quería superar a la humanidad, había vivido y sido aún más precioso y más brillante que todos los tesoros que había acumulado durante su vida.

Enkidu también es la razón principal por la que Gilgamesh rechaza la invitación de Rider para una conquista mundial en conjunto; Gilgamesh afirma que Enkidu es la única persona a la que considera su amigo y compañero en el pasado y en el futuro, además de declarar que solo hay un verdadero rey.

Fate/Extra CCCEditar

El pasado de Enkidu desde su propia perspectiva aparece ante Hakuno Kishinami en un sueño si Gilgamesh es su servant. A medida que su registro se desvanece, le habla a Hakuno, notando que no es más que un arrepentimiento del pasado. Enkidu le dice que es su futuro y su historia, la historia de alguien que es humano a diferencia de él. Este le pide a Hakuno que le pregunte a Gilgamesh si aún ama a la humanidad, si todavía recuerda el nombre de su amigo y si «finalmente ha dejado de lado los errores de una época lejana y los ha dejado en paz».

Después de que Hakuno despierta, Gilgamesh también revela que había estado soñando con algo nostálgico, la batalla contra el Toro del Cielo. Hakuno lo atribuye a los servants que rara vez comparten un vínculo mental mientras duermen. Si se le pregunta si recuerda a su amigo, Gilgamesh afirma que apenas y tenía amigos, y que habría olvidado el nombre de su amigo si hubiese tenido uno. Con desdén dice: «Ya no puedo pronunciar su nombre», pero su voz no tiene rastro de ira. Si se le pregunta si ama a la humanidad, responde que debería ser obvio por la forma en que trata a Hakuno, y lo toma como una afirmación.

Gilgamesh deja en claro que estaba soñando con el camino trazado por su propia vida, calificando que los eventos que Hakuno vislumbraba estaban manchados por su propia perspectiva y lejos de la verdad. Aunque Hakuno está confundido sobre la naturaleza del sueño, sabiendo que no fue la perspectiva de Gilgamesh o su propia perspectiva, sabe que las palabras dichas fueron ciertas en su totalidad, especialmente aquellas pronunciadas por el rey a su amigo: «Ni por toda la eternidad tu valor cambiará». Hakuno se disculpa con la persona a la que pertenecía el sueño, señalando que su deseo de que Gilgamesh deje de lado esos recuerdos nunca se concederá.

Fate/Grand OrderEditar

BabiloniaEditar

Kingu (キングゥ, Kingwu?), no relacionado con el Kingu de la mitología babilónica, es una quimera creada a partir del cadáver de Enkidu, aunque la marioneta en sí no lo descubre hasta más tarde. Enkidu es engañado para creer que es el prototipo del ser humano de la próxima generación después del exterminio de la humanidad.

SalomónEditar

Enkidu ayuda al Protagonista y Mash Kyrielight en la batalla contra Sabnock.

Chibichuki!Editar

Enkidu se hace amigo de un solitario Lugh Beowulf, mientras que Gilgamesh se pone celoso.

Otras aparicionesEditar

Lancer ha aparecido en varias obras de arte de varios material books de TYPE-MOON.

En el Día de los Inocentes de Type-Moon de 2009, moon.cinemas.jp es un sitio de cine falso que incluye varias películas de parodia. Lancer aparece en Chariot Man: Un Verdadero Hombre Tanque, que es una parodia de Densha Otoko. Allí, Lancer interpreta el papel de Enkidu-chan, una chica que ama a su perro.

La historia se expande en el cómic TYPE-MOON 10th Anniversary Phantasm, donde es la vecina de «Gil», amiga de la infancia de la cual está enamorada. Se la ve despertando a Gilgamesh y sugiriéndole que desayune escaleras abajo. Cada día en la mañana, Kirei Kotomine usa su Super Bajiquan para «despertar» a Gilgamesh. Anteriormente el poder explosivo reveló su ropa interior con estampado de perro a Gil y le dejó una experiencia dolorosa. Esta vez ella usa polainas y lo considera lo suficientemente elegante como para impresionar a Gil. Lamentablemente, Gil está más preocupado por la figura de Saber que por Enkidu. Ella se muestra preocupada y sorprendida por la sugerencia que dan a Waver.

HabilidadesEditar

Habilidad de Enkidu
La fuerza de combate de Lancer es aproximadamente la misma que la de Gilgamesh en su apogeo; quien lo considera su único equiparable en el mundo y cuyo poder está mucho más allá de la comprensión humana. Es un ser creado por los dioses, un arma autónoma de naturaleza similar a una IA con sangre divina corriendo por sus venas, el cual es conocido como «la mejor arma de Uruk». Faldeus se sorprende de que incluso Enkidu pueda ser convocado, ya que es una existencia más cercana a un noble phantasm de los dioses que a un héroe. Gilgamesh especula que Enkidu podría ser potencialmente invocado como un servant de clase berserker o alguna otra que resultaría en que su próximo duelo sea menos favorable, pero deja de lado ese pensamiento. En palabras de Faldeus, este podría alcanzar el nivel de un dios si recupera el poder que perdió al obtener su humanidad.

Enkidu tiene una conexión con la naturaleza y la capacidad de emplear un lenguaje animal (獣の言葉, kemono no kotoba?) que le permite comprender, comunicarse y traducir las «palabras» de su «master» y otros animales. A pesar de que el lobo no puede «pensar» en el sentido de los humanos, Lancer puede interpretar que su master no tiene malicia hacia su creador. Se muestra que cuando Enkidu canta, el paisaje resuena con su canción y toda la tierra de Snowfield canta con él. Se trata de un tremendo rugido con el poder de sacudir tanto el cielo como la tierra, el cual es demasiado hermoso para ser llamado así. Similar a una canción de cuna o el llanto de un bebé recién nacido, rompe todas las leyes de la física mientras demuestra su inmenso poder.

La habilidad especial de Lancer es una detección de presencia (気配感知, Kehai Kanchi?) del más alto rango, la cual lo faculta para detectar fácilmente la presencia de otro servant muy al norte de su posición y reconocerla como Gilgamesh casi inmediatamente. Esta también puede ser utilizada para localizar la «existencia» de agua a más de diez kilómetros de distancia, incluso sin sonido o pistas visibles; lo cual se demuestra cuando Enkidu puede sentir la dirección y los detalles sobre cómo el agua «acaricia la tierra».

La otra habilidad de Lancer es forma consumada (完全なる形, Kanzen'naru Katachi?). Mientras haya un suministro de energía mágica de la tierra, su forma original puede ser restaurada y su cuerpo, creado a partir de la arcilla de la Era de los Dioses, nunca colapsará. Esta habilidad es una forma poderosa de regeneración y restauración que no tiene precedentes, sin embargo, el alma es un asunto diferente.

Lancer posee dos noble phantasms, sin embargo, solo Enuma Elish puede ser leído en su estatus; el otro, Age of Babylon, fue revelado más tarde. Este ha demostrado ser capaz de transformar un bosque entero en una barrera a través de métodos desconocidos.

TransfiguraciónEditar

Enkidu fue hecho de arcilla por un dios, por lo que carece de un género o una forma fija. Si bien puede cambiar de forma a voluntad, toda creación de los dioses se considera completa desde el nacimiento, y ninguna de estas creció o evolucionó a diferencia de Gilgamesh. Enkidu por lo general utiliza su apariencia andrógina aunque es capaz de poder tomar diferentes aspectos según sea necesario; como el de una lanza, hacha, escudo o bestia que representan el pináculo de la artesanía humana. Es esta habilidad la que le permitió durar varios días en batalla contra Gilgamesh y su Gate of Babylon. A pesar de que requirió usar el noventa por ciento de la arcilla que conformaba su cuerpo, llevándolo al punto de no poder ni siquiera recrear su ropa, la marioneta obligó al rey a vaciar su bóveda. Tal batalla dejó a ambos en un estado en considerado empate, ya que de haber continuado sin defensas habría dejado dos cadáveres.

Enkidu no posee parámetros normales, teniendo la habilidad de transfiguración como una característica inherente de una «Muñeca automática». Este es capaz de cambiar libremente sus puntajes de acuerdo con la situación actual, manipulando así sus parámetros de fuerza, resistencia, agilidad, mana y suerte. Enkidu posee un conjunto de puntos para asignar a dichos parámetros, y sus rangos naturalmente altos significan que posee una gran cantidad. Cuando se asigna de manera uniforme posee rango A en todos los parámetros, lo que es más alto que incluso Karna y Heracles. Sin embargo, el costo aumenta cuando se lleva un parámetro de rango A a A+, lo que requiere una caída de dos niveles en otro parámetro, o de un rango en dos parámetros para lograrlo. La resistencia mágica de Enkidu también cambia según su rango de mana. Cuanto más alto sea el rango, mayor será el valor comprensivo. Para su invocación en Fate/Grand Order, a veces convierte su fuerza o resistencia a un rango A. Sin embargo, debido a que los límites de conversión de los parámetros están establecidos sobre piedra, Enkidu no puede convertir todos los parámetros en un rango. Este posee un valor global de 30, y cada parámetro consume los siguientes valores: A-7, B-6, C-5, D-4, E-3.

Su valor máximo depende del master de Enkidu. Si fuera convocado por el mundo y la Tierra fuera su master, entonces todos los parámetros de Enkidu se establecerían en el rango A y se le daría 30 puntos adicionales para gastar, lo que lo posibilitaría para alcanzar el rango A+ en todas las estadísticas. Esta es una habilidad que también puede ser alcanzada por una cierta princesa de los verdaderos ancestros.

EstadísticasEditar

Datos
Espíritu: Enkidu
Master: Quimera
Alineamiento: Verdadero Neutral
Estadísticas
Fuerza: —
Resistencia: —
Agilidad: —
Mana: —
Suerte: —
Tesoro heroico: A++
Habilidades
Habilidades de clase: Resistencia Mágica
Habilidades personales: Transfiguración
Detección de Presencia
A
A+
Tesoros heroicos: Age of Babylon
Enuma Elish
???
Anti-Expiación
???
A++

Datos
Espíritu: Enkidu
Master: Ritsuka Fujimaru
Alineamiento: Verdadero Neutral
Estadísticas
Fuerza: ?
Resistencia: ?
Agilidad: ?
Mana: ?
Suerte: ?
Tesoro heroico: A++
Habilidades
Habilidades de clase: Resistencia Mágica A
Habilidades personales: Transfiguración
Detección de Presencia
Forma Consumada
A
A+ → A++
A
Tesoros heroicos: Enuma Elish
Age of Babylon
Anti-Expiación
???
A++
???

CuriosidadesEditar

  • El pasado y momento final de Enkidu difieren un poco en sus tres apariciones. En Fate/strange fake y Fate/Extra CCC su pasado difiere en el momento de su creación y los eventos que llevan a su batalla inicial, mientras que su conversación final en Fate/Zero difiere de la de Fate/Extra CCC.
  • Su aparición en Fate/Zero fue escrita para ser vaga y ambigua con el propósito de no arruinar la escena de la activación de Excalibur. No fue posible describirla como tal en la adaptación al anime, por lo que la escena no fue animada.
  • Lancer fue diseñado por Ryohgo Narita e ilustrado por Shidzuki Morii.
  • A Narita le preocupaba que su clasificación fuera demasiado alta y que estuviera por encima de Heracles y Karna, ya que la gente lo percibiría como un Mary Sue. Sin embargo, Narita quedó impresionado con la precisa planificación de Kinoko Nasu.
  • En la encuesta de popularidad por el décimo aniversario de Type-Moon, Lancer quedó en el lugar número 105.

ReferenciasEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.