FANDOM


Nigel Sayward (ナイゼル・セイワード, Naizeru Seiwādo?) es el master de Lancer en la Primera Guerra del Santo Grial de Fate/Prototype: Fragments of Sky Silver.

PerfilEditar

PasadoEditar

Nigel era un hechicero de rango «Pride» dentro de la Torre del Reloj. Debido a la potencia de sus drogas él estaba en peligro de ser sellado, pero cuando estaba a punto de darse por vencido, el Santo Grial le otorgó hechizos de comando que le dieron un período de gracia temporal ante la Asociación de Hechicería con la condición de que ganara el artefacto para ellos. Como resultado, este decidió usar su oportunidad para perfeccionar sus habilidades.

Durante la Guerra del Santo Grial de 1991, la base de Nigel estaba ubicada en el cuarto piso de un edificio multi-inquilino en Akihabara. El catalizador que usó para convocar a Lancer fue un pedazo de escombros de un antiguo edificio carbonizado.

Su deseo por el Santo Grial era el mismo que el de todos los hechiceros: «Alcanzar la raíz».

AparienciaEditar

Nigel Sayward es un hombre de aproximadamente 30 años edad, estatura alta, cabello castaño hasta los hombros y ojos de color azul-púrpura. Durante la Guerra del Santo Grial, Nigel es visto constantemente usando gafas de sol debido a que su hechizo de comando se encuentra en su ojo derecho. No obstante, el sello se encontraba anteriormente sobre su hombro izquierdo.

PersonalidadEditar

Nigel es inicialmente un individuo frío y cruel incapaz de comprender las emociones de las personas. Este está obsesionado con su investigación y solo se preocupa por perfeccionarla en lugar de obtener el Santo Grial, llegando al punto de usar a su servant como rata de laboratorio para conseguirlo. Se sabe, además, que es un fumador.

Durante el colapso de Lancer, Nigel expresa comprensión por su dolor, pero pasa por alto sus sentimientos y la obliga a tomar su droga usando los hechizos de comando. Esta actitud hace que ella lo compare en cierto punto con Caster.

A pesar de su estado apático, Nigel se emociona por primera vez durante su conversación con Manaka debido a que no puede entender los motivos ni las emociones detrás de ella. Nigel comienza a sentir su humanidad a través de una oleada de sentimientos, expresando una mezcla de confusión, miedo y rabia por la voluntad de Manaka de destruir la piedra angular de la humanidad solamente por Saber.

Este también revela que le enferma la idea de que Lancer gaste su vida solo por el deseo retorcido de Manaka, lo que demuestra que le importaban ella y sus sentimientos.

RolEditar

Fate/Prototype: Fragments of Sky SilverEditar

En Fate/Prototype: Fragments of Sky Silver, Nigel Sayward es un hechicero que actúa como el master de Lancer. Durante el primer encuentro con Saber en el edificio Sunshine 60, Nigel le ordena a su servant que pelee mientras él permanece en la base.

Este es visto más tarde recibiendo el informe de Lancer tras la batalla en conjunto contra Berserker y la derrota del mismo. Mientras Lancer da su reporte, Nigel la escucha hablar acerca de la declaración de guerra de Rider contra los otros servants, y la oferta de Archer de unirse en su contra. Una vez terminado el informe, Nigel le pregunta sobre los efectos y la potencia de la «droga milagrosa», a lo que Lancer responde que había funcionado. El hechicero le comenta que se enfrentará a Saber por última vez, debido a que él es el más fuerte, y le ordena que «guarde sus emociones» hasta entonces. Así mismo, este le indica que siga adelante con la alianza temporal.

Tres días después de la derrota de Rider, se ve a Nigel de pie sobre su base en Akihabara mientras escucha a Lancer enloquecer por completo debido a los efectos de su droga. Una vez que Lancer se recupera lo suficiente, Nigel se quita las gafas de sol y le dice que «no permitirá su insolencia» antes de obligarla a beber la droga milagrosa usando uno de sus hechizos de comando. Acto seguido, este la obliga a pensar que Saber es Sigurd, y es testigo de la batalla entre Lancer, Caster y Assassin desde la azotea.

Durante el enfrentamiento, Nigel comienza a sentir que no le queda mucho tiempo debido a que Lancer está drenando toda su energía vital. Tras darse cuenta de las fallas en su droga y estrategia, este re-calcula las opciones que le quedan; enciende un cigarrillo, y finalmente acepta que no hay nada que pueda hacer para detener a Lancer.

Poco después, Manaka aparece en la azotea y falla al intentar hechizarlo debido a que este ya tenía conocimiento sobre ella y sus habilidades de los informes de Sancraid Phahn, así como también es consciente de que tanto Assassin como Caster están trabajando bajo sus órdenes. Manaka le pregunta si sabe cómo es que funciona el Santo Grial, y tras explicar el proceso, Nigel se da cuenta de que la Guerra del Santo Grial no es más que una gran farsa. Este afirma que los servants son sacrificios triviales porque no son de la era moderna, con lo cual la chica, decepcionada por su respuesta; procede a cuestionarle si cree que Lancer vale lo mismo que dos espíritus heroicos.

Al darse cuenta de lo que quiere decir, Nigel se sorprende y en un arrebato le pregunta si es que no planea quemar a su propio servant para conceder su deseo. Manaka responde que su objetivo es cumplir el deseo de Saber, hecho que lo sorprende aún más cuando descubre que Manaka está enamorada del servant. Diciendo que es absurdo, el hombre sujeta su pecho expresando una mezcla de confusión, miedo y rabia por la voluntad de Manaka de destruir la piedra angular de la humanidad solo por amor.

Cuando Manaka declara sus sentimientos por Saber, Nigel se da cuenta de la verdadera razón por cuál Lancer se volvió insolente y la había llamado «drachen» o «dragón». En su opinión, Nigel descubre que Brynhildr había reclamado sus facultades como hija de Dios, y que esto había ocurrido como resultado del mecanismo de autodefensa del mismo Odín o el mundo que etiquetan a Manaka como una amenaza para la humanidad.

Nigel se retira las gafas de sol y se prepara para luchar contra ella. Cuando Manaka le pregunta el motivo de su resistencia, Nigel responde que no se reconoce a sí mismo, ya que sabe que sus esfuerzos probablemente sean inútiles, pero que la idea de que Lancer sea consumida y utilizada por el deseo de Manaka lo pone enfermo del estómago. Acto seguido, este le dice a Manaka que «se calle» y ambos comienzan a luchar.

Lo que le sucede a Nigel durante esta pelea es desconocido. Pero más tarde se revela por el futuro master de Gilgamesh que Nigel había muerto durante la batalla. El hechicero también revela que antes del enfrentamiento Nigel le había vendido información sobre la Guerra del Santo Grial y sus masters a cambio de que dispusiera su propio cadáver para posiblemente proteger su hechicería de caer en las manos equivocadas.

HabilidadesEditar

Nigel Sayward era un profesional en la fabricación de drogas con la capacidad de controlar las emociones humanas. Sus pociones fueron hechas a partir de su hechicería original que usaba tanto su origen como su alquimia como base. Su origen es Obsesión (執着, Shūchaku?). Nigel también tenía conocimientos de hechicería elemental básica con énfasis en el fuego, y poseía algunas habilidades de artes marciales.

CuriosidadesEditar

  • Por alguna razón, la ubicación de los hechizos de comando de Nigel están en diferentes lugares según el capítulo del volumen cuatro que leas. Inicialmente se indica que estos se manifestaron primero en su hombro izquierdo, pero en el capítulo cuatro dice que están en su ojo derecho. La única forma en que esto tiene sentido es si Nigel los transfirió del hombro izquierdo al ojo derecho para evitar que sean robados.

ReferenciasEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.